emprendedor

Emprender

Autor: María Varela

Dicen que el término emprender está estrechamente relacionado con el vocablo francés “entrepreneur”.  Solían llamarse así a aquellos intrépidos y aventureros que viajaban al Nuevo Mundo en búsqueda de nuevas oportunidades de vida sin saber con certeza qué  les esperaría al otro lado.

Más tarde, un escritor francés, Richard Cantillón, definió el término “emprender” como el proceso de enfrentar la incertidumbre.  Es curioso si analizamos cualquier en diccionario de sinónimos y observamos cuáles son los de “emprender”: pues nos encontraremos con acciones como comenzar, poner en marcha, lanzarse, iniciar, empezar, abordar, acometer, embarcarse…  sin duda el que más me gusta es “aventurar”.

Ser emprendedor es el uso máximo de nuestra libertad personal.
Es elegir, tomar decisiones, acarrear las consecuencias y aprender de nuestros propios errores.
Conlleva enfrentarnos a nuestros miedos personales y a nuevos retos y desafíos que en un principio ni siquiera sabemos cómo abordar.
Emprender es la clave. Es no esperar a que los acontecimientos sucedan y vengan a nosotros, sino incidir directamente en su destino.

Emprender es subirnos las mangas de la camisa, abotonarlas con cuidado, y estar listo para nuevos cometidos. Es iniciarlos con ilusión y fe. Es tener una visión y confianza estratégicas en nuestra idea o proyecto. Es saber esperar.

Todo emprendedor tiene una historia de crisis, una historia de cambio, una historia de superación, de evolución, y es ahí cuando uno comienza a emprender.

Cuando renaces de las cenizas, cuando te has de reinventar, cuando te conviertes en una versión mejorada de ti mismo o de tu proyecto. Cuando te adentras en el mundo de lo desconocido y te preparas para asumir los riesgos que éste entraña.

Emprender es sobrevivir, es remontar y ser perseverantes en aquello en lo que creemos.
Se emprende desde la ilusión, desde el convencimiento de uno mismo.

Se emprende desde nuestro interior, el lugar donde se generan las ideas y donde está guardada la genialidad del ser humano, y desde ahí, un emprendedor, proyecta su magia e ilusión hacia el exterior, expandiéndola por todo su entorno.

Uno acaba siendo emprendedor no sólo de sus negocios o proyectos profesionales, sino de su propia vida y de sus inquietudes. Emprender es una actitud y un modo de liderar todos tus proyectos.

Emprender es la chispa que enciende la motivación, es la luz del flexo que nos acompaña en las largas noches de estudio o de trabajo, es lo que nos da la fuerza y el ingenio para seguir gestando y reinventando hasta lograr llegar al fin de nuestros propósitos.

A todos nosotros. Que tenemos una idea o proyecto latente en nuestros corazones.
A aquellos que ya lo han puesto en marcha.

Y a esos otros que aún no lo saben, pero que pronto descubrirán ese otro lado innovador y pasional, que es la emprendeduría, y que, una vez que golpea a la puerta de nuestras cabezas… no podremos obviar su llamada.

Un Comentario

  1. kike

    Gracias María por compartir tus reflexiones, muy acertadas. Un abrazo y nos vemos en Cines Yelmo el martes 22. Kike

    Posted on 20-dic-09 at 18:43 pm | Permalink

Nuevo Comentario

Su email nunca será publicado o compartido.
Campos obligatorios marcados con *
*
*

 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Powered by Vote It Up